EL DIARIO

En noviembre y diciembre

Restauradores logran componer hasta 700 figuras del “Niño Jesús”

  • A fin de año sube el número de personas que buscan un restaurador para tener impecables a su “niño” la noche del 24 de diciembre.

El trabajo de restauración de imágenes es un compromiso con quienes confían en ello y con los mismos “santos”.

Los restauradores de imágenes logran convertirse en artistas, porque con el pasar de los años continúan siendo requeridos por los devotos del “Niño Jesús”, uno de ellos es Rafael Gonzáles, quien por más de 20 años aprendió a convivir y entender a cada santo que llegó -en diferentes condiciones- hasta su taller.

Entrevistado por EL DIARIO, Gonzáles comentó que todos los años en época navideña cientos de personas se aproximan a su taller “Rafael‘s Colonial Art”, para que las esculturas de niños que representan a Jesús que sufrieron algún accidente, como caídas y otros, retomen su figura original.

“La restauración es muy importante cuando uno ve el rostro de una de las imágenes puede verse la tristeza o felicidad de ellos, son santos (…) al restaurarlos nosotros le devolvemos ese toque especial”, dijo Gonzáles quien lleva 22 años realizando este trabajo.

Imágenes que se restauran en el taller, a veces, datan de más de 400 años, y cada uno tiene una historia del cómo llegaron hasta manos del conocedor de las figuras.

TRABAJO EN NAVIDAD

El restaurador indicó que en la antesala a la Navidad recibe alrededor de 500 a 700 imágenes, las cuales las va restaurando y prevé terminar antes de la Nochebuena y la fiesta de Reyes.

“En este periodo y antes de Reyes, es donde más personas se aproximan, buscando una restauración para sus niños, este año recibimos entre 500 a 700 imágenes, pero en comparación con el año pasado disminuye la afluencia de personas”, aseveró.

Sin embargo, Gonzáles se encuentra en su taller durante todo el año arreglando imágenes religiosas.

Febrero y marzo son meses dedicados a los santos de San Antonio, junio y julio al apóstol Santiago, también hay meses específicos para las vírgenes de Urkupiña y de Copacabana.

Los restauradores nunca dejan de conocer nuevas imágenes, así lo relató el experto en la materia quien, entre risas, comentó que en su caso llegó a conocer a santos traídos de otros países como lo es “San Gauchito Gil”, que fue traído desde Argentina.

El taller donde trabaja es similar a un templo, con varios santos que miden hasta 3.80 metros, ahí todos los santos son cuidados por las manos de Gonzáles y su familia.

Gonzáles cumple con su labor ante la mirada fija del “Señor, Justo Juez”, el cual se encuentra visiblemente; está tallado en madera, sus ojos son de cristal, tiene dientes reales y más de 300 años de antigüedad.

MÁS DE 2.000 IMÁGENES

La historia de cómo logró tener un taller de restauración surge hace 22 años, cuando la pasión por la pintura y el arte, lo llevaron a abrir una tienda donde las personas le sugirieron realizar restauraciones, desde la fecha restaura por año más de 200 mil imágenes.

Gonzáles, mostrando a uno de sus niños Jesús, comenta que los trabajos de imágenes son restauradas con cabellos humanos, ojos de vidrio, y de madera. Todo con mucho detalle.

Indicó que el tiempo de las reconstrucciones pueden tardar desde 30 minutos hasta cuatro días, pero en época navideña se pide que los “niños” sean entregados hasta el 12 de diciembre.

Finalmente, señaló que, como en todo lado puede ocurrir, existen percances muy cerca al 24 de diciembre, puesto que en plena Nochebuena inclusive suelen llegar personas llorando y en manos sosteniendo al niño Jesús dañado por algún accidente.

“Algunas llegaron así y me pedían que repare a su niño porque no encontraban otros restauradores (Â…) A veces tuvimos que hacer excepciones”, dijo.

 
 

 

 

Abrir Chat
En que puedo ayudarte?